Oleo News

Salmorejo Cordobés

10 de mayo de 2022 | Recetas

Ingredientes para 4 raciones

  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra Lucentina
  • 1 Kg. de tomates rojos bien maduros.
  • 200 g. de pan de telera cordobesa o si no encontráis pan de trigo blanco (mejor que tenga un día o dos)
  • 1 diente de ajo de Montalbán o similar (la cantidad de ajo al gusto, mucha gente le añade sólo medio)
  • 10 g. de sal (al gusto)

Desde Cooperativa Lucena os traemos una receta sana y sencilla que no puede faltar en el mayo cordobés, aunque, la puedes realizar durante todo el año y en especial para refrescarnos en los calores del verano, el salmorejo.

El salmorejo tiene la consistencia final de un puré o de una salsa espesa y se suele acompañar con otros ingredientes al gusto, en este caso lo hacemos con un poco de huevo duro y un buen jamón ibérico. Lo más importante es utilizar un excelente aceite de oliva virgen extra, como la Lucentina y que los tomates lo acompañen.

Es una receta contundente, económica y muy nutritiva, que puede servir como primer plato o como único dependiendo del acompañamiento.

PREPARACIÓN Y PRESENTACIÓN DEL SALMOREJO

El salmorejo es una crema servida habitualmente como primer plato. Su elaboración es muy sencilla e incluye un majado o triturado de miga de pan, si es telera (pan de masa dura típico en Andalucía) mejor, ajo, aceite de oliva virgen extra, sal y tomates.

1. Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los añadimos a un bol grande y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida.

2. Pasamos esta salsa por un colador para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado al batirlos.

3. Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la crema de tomate anterior. Los dejamos reposar durante unos 10 minutos. Así ayudamos a que el pan se ablande si está muy duro y será mucho más fácil de batir.

4. Pelamos el ajo y, como lo vamos a usar en crudo, le quitamos el centro para que no repita. Lo añadimos al tomate con el pan. Echamos el aceite de oliva virgen extra y la sal. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Probamos si está bien de sal y si no rectificamos con un poco más.

5. Sólo nos queda meter el bol en la nevera y dejar que se enfríe. En un par de horas lo tendréis bien fresquito y perfecto para probar el mejor salmorejo cordobés.

6. A la hora de la presentación, lo mejor es ponerlo en un plato hondo o cuenco. Espolvoreamos con unas virutas de jamón serrano o ibérico con un punto (10 segundos) de microondas. Así conseguiréis un toque crujiente.

7. Además, el huevo cocido y unas gotitas de aove Lucentina le quedan perfecto.